Después volverán los hijos de ISRAEL, y buscarán al Señor su Dios y a David su rey ...en el fin de los días

Oseas 3:5

 
Alianza de Judíos Mesiánicos de México
 

¿Ha desechado Dios a su pueblo?
En Ninguna manera ... y luego todo ISRAEL será salvo como está escrito

Rom 11:1,26

 
   
   
   
Organo Oficial No. 52 Primavera-Verano 2008-5768
   
 

MEDITANDO EN LA SINAGOGA 

JUDIOS EN LAS IGLESIAS

-¿ Trofeos Religiosos ?-

M.T. rabino Manuel Hernández G.

         Algunos lectores, sobre todo creyentes poco enterados de la realidad, el tema del presente artículo les parecerá demasiado fuerte, incluso atrevido. Sin embargo la situación que se vive es otra y merece ser analizada. Veinticinco años de ministerio me han permitido ver y conocer muchas cosas, ser testigo ocular y de tiempo de incontables experiencias, de manera que conozco el tema y sé lo que está sucediendo, lo cual me permite compartirlo con los lectores ya sea para alertarlos o llevarles a una reflexión.

         De ninguna manera se trata de dañar la reputación eclesial. Ningún hombre puede levantarse como juez de la Iglesia cristiana, carece del derecho: Iglesia a la que nos une eternamente nuestro Mesías y Señor Yeshua (Jesús). Como bien sabemos todos (o casi todos): judíos y cristianos leemos el mismo libro (Biblia) y nos guiamos por el mismo mensaje. ¿Cuál es el problema entonces? En este caso en particular el problema es otro, por cierto perfectamente detectado y enfocado.

         Se trata de aquellos judíos integrados a las diversas denominaciones cristianas. De entrada anticipamos que no todos están dentro del problema pues no podemos olvidar que trasfondo y testimonio son tan variados como de individuos estamos hablando, de manera que abordaremos las situaciones y problemas en un sentido general.

         Antes sin embargo tenemos que recordar el anhelo y principio evangelístico de Yeshua. El dijo textualmente: <<Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritano no entréis, sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel>> (Mat 10: 5-6). En otra parte ratifica su postura al decir que había sido <<enviado por las ovejas perdidas de la Casa de Israel>> (Mat 15:24) Queda pues de manifiesto que el propósito primario del Mesías era salvar a sus propios hermanos ¿Sería congruente que el Mesías de Israel se olvidara de Israel? ¿No dice acaso la Escritura que <<el que no provee para su propia casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo>> (1 Tim 5:8).

         Yeshua se aseguró primero de que sus hermanos le escucharan. No todos le recibieron en su corazón ni rindieron su vida bajo su Señorío, pero, ¿acaso no ha sucedido lo mismo con la cristiandad? Durante 2000 años judíos y gentiles hemos escuchado el mensaje del D-os de Israel a través del Mesías Yeshua, de su obra redentora y santificadora. No obstante, casi siempre ha sido un remanente el que ha respondido a su llamado de amor. Aclarado lo anterior, pasemos a nuestro tema central: ¡Los judíos en las Iglesias! para lo cual lanzamos las siguientes preguntas:

 

1)    ¿Deben estar los judíos en las iglesias cristianas o en las sinagogas mesiánicas?.

2)    ¿Qué dice la Biblia al respecto?

3)    ¿Qué posición guardan las distintas denominaciones?

4)    ¿La Iglesia cristiana apoya a sus hermanos judíos mesiánicos, es indiferente o se opone?

5)    ¿Generalmente cuál es la posición del judío dentro de una iglesia cristiana?

6)    ¿Y cuál es dentro de la sinagoga mesiánica?

7)    ¿Qué dice la profecía bíblica acerca del pueblo judío en los tiempos postreros?

8)    ¿Está enterada la Iglesia (en general) de las dificultades a las que se enfrenta su hermano judío?

9)    ¿Diferencía la cristiandad entre los judíos mesiánicos y los evangélicos judaizantes que perturban a los cristianos?.

10) ¿Cuál es la actitud actual de los judíos que se encuentran en las iglesias? ¿Están dispuestos a ayudar a sus hermanos?

 

Analicemos una a una las preguntas:

 

1) ¿Deben estar los judíos en las iglesias cristianas o en las sinagogas mesiánicas?. No podemos generalizar pues sin duda habrá casos que así sea necesario. Hay familias que pertenecen por generaciones a alguna denominación cristiana, allí se sienten cómodas y poca identificación tienen con el pueblo judío, aunque no olvidan su origen. Aún así, el amor de D-os debería de mover sus corazones e interesarse más en la suerte y salvación de sus hermanos.

    Durante los terribles años de la Alemania nazi, miles de cristianos de origen judío, muchos de ellos con siglos en las filas eclesiales fueron sorprendidos cuando agotadas las deportaciones a los campos de los judíos de cuatro y dos abuelos judíos, comenzaron a ser llevados a Auschwitz, Birkenau, Maidanek y demás. Nunca habían pisado una sinagoga, no sabían una palabra de hebreo, ni sabían nada de judaísmo. A sus enemigos no les importó. Eran descendientes de judíos y con esto era suficiente ¿Será superior el odio de los malvados que el amor de los hijos de D-os?.

 

2) ¿Qué dice la Biblia al respecto? Tomando en cuenta las Escrituras, todo judío es parte del pueblo escogido de D-os. Pueblo destinado a ser ejemplo entre las naciones: “...Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos ...Y vosotros me seréis un reino de sacerdotes y gente santa” (Ex 19:5-6). De acuerdo al llamado divino, el judío debe estar junto a sus hermanos. La Torá le exhorta a vivir bajo el estandarte que le corresponda (Num 2:1-2) y tanto el Tanaj como el Brit Chadashá (.N.T.) le declaran repetidamente el amor de D-os para Israel y cómo el pueblo debe honrarle a la luz de las naciones: “...Pero tú, Israel, siervo mío eres; tú Jacob, a quien yo escogí, descendencia de Abraham mi amigo ..Vosotros sois mis testigos, dice Yahwéh, y mi siervo que yo escogí” (Isa 41:8, 43:10). “Vosotros sois los hijos de los profetas, y del pacto que Dios hizo con nuestros padres, diciendo a Abraham: En tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra. A vosotros primeramente, Dios, habiendo levantado a su Hijo, lo envió para que os bendijese, a fin de que cada uno se convierta de su maldad” (Hech 3:25-26).

 

3) ¿Qué posición guardan las distintas denominaciones? La posición ni es una ni tampoco se puede generalizar. Lo que sí se distingue o resalta en todo caso es la ignorancia acerca del judaísmo mesiánico (y del judaísmo en general). La mayoría de las denominaciones cristianas no saben qué es el judaísmo mesiánico y al desconocer su origen, historia, doctrinas y propósitos, evitan que algún(os) judío(s) que hay entre sus filas se acerque(n) a sus hermanos. Esa es la constante, sobre todo en América Latina.

 

4) ¿La Iglesia cristiana apoya a sus hermanos judíos mesiánicos, es indiferente o se opone? En América Latina se puede afirmar que en la mayoría de los casos es indiferente y en otros se opone. Y por si esto no fuera suficiente, además de la ignorancia de la mayoría, el viejo antisemitismo eclesial sigue haciendo daño en la mente de no pocos.

      En el caso de México puedo hablar con sobrados fundamentos. En la ciudad donde vivo (Guadalajara) la mayoría de los pastores cristianos han juzgado prejuiciadamente la obra, evitando mi cercanía y amistad; lo peor del caso es que jamás se han interesado en saber qué es realmente el judaísmo mesiánico (casi siempre sus conceptos son equivocados). La AJMM participó por varios años en la ciudad de México en la mayor exposición de literatura cristiana (Expolitec), sin embargo los pastores y líderes nunca pusieron un pie en las conferencias en las que explicábamos detalladamente qué es y qué cree el judío mesiánico; advirtiéndoles de paso la herejía y daño que les podían causar los evangélicos desviados y judaizantes que comenzaban a aparecer en el mundo cristiano.

 

5) ¿Generalmente cuál es la posición del judío dentro de una iglesia cristiana? Generalmente es de comodidad. El judío en la iglesia es popular y querido ¿cómo no habría de serlo si es de la <<familia>> del Señor?. Muchos cristianos ingenuos creen que por el simple hecho de que una persona es judía conoce a fondo la Biblia y sabe interpretarla mejor que nadie, lo cual además de falso le coloca en un sitio de honra. En cambio en la sinagoga mesiánica el judío es uno más. Su testimonio en todo caso le ganará un respeto mayor, sin olvidar que su llamado es a ser testigo a su propio pueblo <<¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quién les predique?>> (Rom 10:14).

 

6) ¿Y cuál es dentro de la sinagoga mesiánica? Como ya se dijo, la posición es la un miembro más. Con la variante claro está, que mientras que el cristiano gentil desea la salvación de su hermano gentil, el judío mesiánico busca con anhelo la salvación de su hermano judío. Descubrir en la Biblia que solo Yeshua es y puede ser el Mesías esperado por Israel, obliga en amor compartirlo con su hermano.

 

7) ¿Qué dice la profecía bíblica acerca del pueblo judío en los tiempos postreros? La profecía es muy precisa y alentadora. El Tanaj dice: <<...Canta, oh hija de Sion; da voces de júbilo, oh Israel; gózate y regocíjate de todo corazón, hija de Jerusalén. Yahwéh ha apartado tus juicios, ha echado tus enemigos: Yahwéh es Rey de Israel en medio de ti; nunca más verás el mal>> (Sof 3:14-15). Y el Brit Chadashá (N.T.) anuncia entre decenas de citas: <<...Porque no quiero hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos –se dirige a los cristianos-: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles; y luego todo Israel será salvo como está escrito>> (Rom 11:25-26).

 

8) ¿Está enterada la Iglesia (en general) de las dificultades a las que se enfrenta su hermano judío?. Al menos en América Latina la respuesta es NO.

     La AJMM recibe anualmente entre cinco y seis mil correos y un buen porcentaje son de cristianos y de iglesias que piden una o varias cosas: desde dinero, hasta rollos de la Torá, videos de danza, clases diversas, estudios, Bíblias, etcétera. Pero nunca se ha recibido una sola carta que nos diga que nos ayudan a construir nuestra sinagoga en Guadalajara. Lamentablemente existe la falsa creencia que los judíos “somos ricos”. En síntesis: desconocen totalmente nuestra realidad.

 

9) ¿Diferencía la cristiandad entre los judíos mesiánicos y los evangélicos judaizantes que perturban a los cristianos?. Hasta ahora muy pocos líderes cristianos pueden distinguir una cosa de la otra. Su desinterés hacia nuestro movimiento en años pasados les ha llevado en el presente a esta confusión. Muchos incluso nos juzgan con ligereza (injustamente) a causa de esos grupos de evangélicos judaizantes y heréticos, pero no se atreven a preguntar la diferencia entre unos y otros.

     En el año 1998 escribí un libro titulado <<Breve Historia del Judaísmo Mesiánico>>. Debo decir que en las librerías cristianas vendí muy pocos ejemplares, en cambio en las librerías seculares se agotó la edición, lo cual nos muestra que el interés es mayor entre la gente que gusta de la cultura.

 

10) ¿Cuál es la actitud actual de los judíos que se encuentran en las iglesias? ¿Están dispuestos a ayudar a sus hermanos? Tomando en cuenta todo lo ya dicho los judíos que se encuentran en las iglesias hasta ahora no han ayudado en nada. Peor aún: algunos han estorbado. Lo cierto sin embargo y conforme a la voluntad de D-os manifestada en las Escrituras su deber en amor es buscar la salvación de sus hermanos.

    Con pena observamos que en unas pocas iglesias tienen entre su membresía eclesial algunos judíos, los cuáles son exhibidos más como <<trofeos religiosos>> que como almas de la Casa de Israel a las cuales el Mesías deseaba salvar. La cuestión de fondo es que no solo a ellos desea salvar, sino a todos los judíos, por lo que dejar un judío en la iglesia es privar a otro judío de quién le comparta el mensaje de salvación, pues nadie mejor que otro judío para explicar las Buenas Nuevas de salvación que Yeshua nos dejó. Oremos para que el amor entre su pueblo supere las barreras de la ignorancia, los prejuicios y el horrendo y añejo antisemitismo. SHALOM.

 

_________________

 

El rabino Manuel Hernández Gómez es consejero espiritual de la AJMM. Es Abogado (Universidad de Guadalajara) y tiene Licenciatura y Maestría en Teología por la Universidad FLET de Miami.

 

E-mail: mahergo50@hotmail.com 

 

 

Apartado Postal 5-455, Guadalajara, México, 45000, Fax (33)3642-6535, ajudmesmex@prodigy.net.mx